Mildred Largaespada

Posts Tagged ‘Crianza’

Mujeres, manada

In Arte, Comunicación, Cultura, Feminismo, Mujeres, Política on 8 marzo, 2015 at 10:10 am
Ilustración de Jack Hugues.

Ilustración de Jack Hugues.

Por Mildred Largaespada

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, quiero celebrarlo leyendo por milésima vez el libro Mujeres que corren con los lobos, de Clarissa Pínkola Estés. E invitar a leerlo. Su lectura me produce muchos estados de ánimo. Me hace sentir bien, feliz, me estremece, hace llorar, me conecta con la vida de todas las mujeres del mundo, me acerca a las vidas de las mujeres de mi familia, me da mucha fuerza, me cura mis heridas, las cicatriza, me enriquece.

En el libro ella desarrolla el arquetipo de la mujer salvaje. O bien, desentraña cómo fue que a las mujeres les fueron (y siguen) quitando sus fuerzas. Y propone cómo recuperarlas. Esa es la mejor parte del libro. Todo lo expone usando historias arquetípicas y comentando con su experiencia como sicoanalista y cantadora de cuentos. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

La necesaria verdad que se contará para que nadie muera más

In Centroamérica, Comunicación, Cultura, Educación, España, Iberoamérica, Maternidad, Migración, Mujeres, Política on 26 abril, 2014 at 4:14 pm
La Dra. Martha Cabrera durante la entrevista. Photo by Ximena Largaespada (2014, marzo).

La Dra. Martha Cabrera durante la entrevista. Photo by Ximena Largaespada (2014, marzo).

 Por Mildred Largaespada

 Video: Ximena Largaespada

Estas son historias de secretos dentro de las familias y cómo se revelaron:

Una:

Pudiendo ganar más dinero ella gana un salario modesto y vive con muchas dificultades económicas. Así lo hizo su padre, y su abuela, y su bisabuelo. No el bisabuelo no. El bisabuelo tenía dinero pero era avaricioso y robó una cantidad importante de dinero a un familiar, por eso fue a la cárcel, por ladrón. Supuso una vergüenza para la familia y su esposa decidió no mencionar el asunto a las siguientes generaciones. No hay ladrones en la familia, decía, cuando sí lo había. En cambio, comentaba: “el dinero es sucio”. Así, por lealtad toda la gente rechaza el dinero, pudiendo tenerlo. Y ahora una de las hijas acaba de estafar a otra famiiar.

Otra:

Ella es una artista con obra magnífica. Toda la gente se lo dice, pero ella no lo cree. Escogió estudiar y trabajar en una labor donde casi nadie la mirara. ¿Por qué no presenta su obra? Es leal a una tía materna que fue la primera artista de la familia y a la que sus padres tildaron de loca en los años 50. A la artista-loca nadie la menciona. Ella no quiere ser loca, en el año 2014, ni que su familia la excluya como hicieron con su tía.

Y una más:

Él mira cómo su padre muere asesinado y años más tarde descubre que su abuelo se suicidó, el mismo día que su padre murió. Nadie en la familia habla del suicidio del abuelo, porque eso es pecado. Ahora su hijo ha intentado suicidarse el mismo día en el que murió su bisabuelo y el mismo que su abuelo. Lee el resto de esta entrada »

El Rey Ricitos de Oro (King Goldenlocks)

In Arte, Cultura, Educación, Maternidad on 1 julio, 2012 at 4:18 pm
Caperucita Roja, ilustrada por Cory Godbey.

Little red riding hood (Caperucita Roja), Ilustración by Cory Godbey

Hay que leer cuentos de hadas. Y hay que leer cuentos de hadas a las niñas y los niños. No me refiero a los cuentos de princesas divulgados por Walt Disney. Esos no, desde luego, porque les han cambiado todo el sentido original, han inventado personajes que no existían en los cuentos originales, han omitido escenas dizque “tenebrosas” (porque a sus guionistas les da miedo, uyuyuy) y lo que es peor han cambiado los finales de los verdaderos cuentos de hadas, o fairytales. Por ejemplo, a la Caperucita Roja no se la comió el lobo ni Blanca Nieves despertó con un beso del príncipe. Lee el resto de esta entrada »

Madres

In Arte, Maternidad, Mujeres, Narrativa, Política on 30 mayo, 2012 at 2:46 am

Chicha (teta). Ilustración de Valeria Zelaya Lacayo (Nicaragua, 1973). ©

Por Mildred Largaespada

Ilustración de Valeria Zelaya Lacayo

Conozco madres que desean en secreto una barra de labios Chanel como regalo para el día de las madres pero que se quedan calladas y resignadas cuando sus hijos les obsequian un aparato electrodoméstico. Conozco otras madres que se regalan ese día una joya, otras regalan sus ahorros a sus hijas que son madres.

Conozco a una madre que lava y plancha ropa ajena y con lo que gana ha pagado la universidad de sus hijos e hijas. Hay otra que está ansiosa porque termine una reunión de altos ejecutivos para salir corriendo a ver el show escolar de su hija que ese día sale disfrazada de manzanita. Hay madres que, como saben que no las van a comprender, se inventan accidentes, fugas de agua en la casa, e incluso incendios para poder asistir a los eventos colegiales de sus hijos. Conozco una madre periodista que perdió una entrevista exclusiva con David Beckamn porque prefirió quedarse acompañando a su hijo que tenía décimas de fiebre. Lee el resto de esta entrada »

¿Qué pensás sobre las ma-pas?

In Centroamérica, Cultura, Educación, Maternidad, Política on 24 junio, 2011 at 12:35 pm

A propósito del día del padre (que se celebra estos días), a muchas madres que son jefas de hogar las están felicitando diciéndoles: “felicidades también porque sos padre y madre a la vez”.

A las madres que crían solas a sus hijos e hijas sin ayuda paterna, alguna gente les llama ma-pas, porque suponen que actúan con el doble rol de madre y padre, a la vez. ¿Es esto cierto?

Para animar el conocimiento sobre este tema y el debate, aquí les pongo una pregunta en formato encuesta. Es anónima, das click, se permiten comentarios y al final verás los resultados.

Donde dice “other” se refiere a otra respuesta, a un comentario. Escriban. No la podrán ver, sólo yo tengo acceso a esas respuestas. Luego se las comento. Lee el resto de esta entrada »

Lo que nos está diciendo “el bebé que habla”

In Centroamérica, Comunicación, Cultura, Educación, Maternidad on 20 junio, 2011 at 7:38 pm

La gente supersticiosa y retrógrada en Nicaragua ya tiene su nuevo fantasma: Buhhhh, buhhhhh, un bebé haaabllaaaa, buhhhhh… es el fin de los tiempoooossss, persígnenseeeee…

Los medios de comunicación –irresponsables- del país y alguna que otra agencia internacional de noticias, con el inestimable apoyo de la gente supersticiosa y de octava categoría, levantaron un “hecho noticioso” del tipo “estoy desesperado por elevar las ventas a ver a quién encuentro para que me ayude porque no tengo imaginación ni profesionalismo suficiente para hacerlo solo”. Y lo encontraron.

En el sur del país, en Tola, Rivas, un par de jóvenes –padre y madre- han creído que su bebé habla, a los dos meses de edad. Eso no es condenable: los padres y madres que miran con cariño a su bebé les parece extraordinario que el bebé emita sonidos tan claros, o que ellos escuchan claramente, no así la demás gente.

Tampoco es condenable que se prestaran a que su bebé fuera filmado porque ignoraban -¿alguien les explicó el alcance de lo que iban a permitir?- que iba a pasar, para qué iban a usarlo, los inconvenientes, los riesgos… Lee el resto de esta entrada »

Elogio del árbol de aguacate del patio

In Arte, Centroamérica, Cultura on 27 abril, 2011 at 2:48 pm

El mes de abril es cuando nuestro árbol de aguacate da sus frutos. Es cuando me pongo filosófica sobre la trascendencia de la frase “sembrar para cosechar”. Me pongo trascendente, filosófica, lo observo, pienso, y luego en plan práctico los corto y me como mis aguacates.

Nuestro árbol de aguacate no es nuestro, digamos que es prestado porque está en el terreno de la casa que alquilamos. Es nuestro árbol adoptado. Cuando llegamos lo tenían todo mochado, porque las hojas que caían “ensuciaban” el patio, dijeron. Y la persona de bienes raíces que nos mostró la casa, señalando el árbol mochado dijo: “en navidad le ponés luces y ya ni se mira”. Le habían dejado sólo el tronco, pelado, pelón, casi hecho leña.

Así que lo cuidamos, abonamos, sembramos flores a su alrededor para protegerlo de plagas, y esperamos un año, dos años. Poco a poco le fueron creciendo las ramas, y éstas adquirieron grosor, y hojas y hojas. Como sabíamos poco de cultivo de aguacates y el árbol no daba frutos pensamos que era infértil.

Lee el resto de esta entrada »