Mildred Largaespada

El portero y la risa

In Centroamérica, Comunicación, Cultura, Humor, Periodismo, Política on 20 mayo, 2015 at 6:26 pm
Fotograma del video en el que el caricaturista francés Julien Berjeaut explica con humor su situación.

Fotograma del video en el que el caricaturista francés Julien Berjeaut explica con humor su situación. El video ha sido publicado por el semanario Confidencial.com.ni de Nicaragua.

Por Mildred Largaespada

Le está gustando demasiado a Daniel Ortega su nuevo rol de portero. Es como si nos estuviera gritando “nunca quise ser Presidente de Nicaragua, lo que quiero es ser portero”. Portero de discoteca clasista sí, a juzgar por la más reciente indumentaria que se la ha visto. Le está gustando no dejar pasar a la gente que quiere visitar Nicaragua y está adquiriendo la mala costumbre de no dar explicaciones.

Su más reciente acto de portería ocurrió ayer cuando le negó la entrada al país a Julien Berjeaut, autor conocido como Jul, que llegaba a Nicaragua para participar en el evento Centroamérica Cuenta 2015 que reúne a escritoras y escritores de distintos países del mundo para compartir sus ideas sobre el arte de contar historias.

Berjeaut es un caricaturista francés cuyo trabajo se publica en revistas y en el mundialmente conocido semanario satírico Charlie Hebdo, que sufrió el pasado enero el atentado atroz de los intolerantes religiosos del Estado Islámico y cuya historia conmovió al planeta.

Los porteros de las discotecas clasistas ejercen su profesión recurriendo a criterios de dudoso origen ético. No te dejan entrar por la puerta cuando tu color de piel les parece demasiado color de pobre, o si tu indumentaria les resulta rara, a veces no te dejan solo porque están agotados, a veces te cobran ilegalmente. Si les pedís una explicación, no saben.

El Presidente Ortega no ha dado explicaciones sobre por qué no deja entrar a Jul, que se tuvo que quedar en Costa Rica y se ha tomado con humor el acto del portero. (Pueden ver su explicación en el video inserto aquí más abajo).

Sí sabemos el color del vestuario que trae el caricaturista: Julien viene vestido con traje de patria-libre-expresión o morir. En sus bolsillos trae la narración del dolor por la muerte de sus compañeros, trae la impotencia de las víctimas que frente a sus caricaturas encontraron las balas de los terroristas. Está vestido de la reflexión sobre la importancia de la libertad de expresión y de pensamiento para un mejor desarrollo humano. Y viste con la resistencia ante la intolerancia del poder. Y sobre todo trae el humor.

Ya sabíamos que Daniel Ortega no soporta el alimento que proporciona el humor y la sátira política, porque siempre le ridiculizan sus incoherencias. Tampoco le gustan las caricaturas suyas, con los zapatones, su bigote ralo, las nalgas caídas, narizón, manchas de vejez y lleno de arrugas. Va a ser cierto lo que cuenta la gente que se reúne con él: que ríe poco el Presidente.

No le tenía a Ortega como un aspirante a portero, pero está visto que ha sentido la llamada de esa profesión y quiere hacer méritos para ejercerla. Pero los porteros ríen de vez en cuando. Así que Ortega, para mientras entiende la ciencia de gobernar, podría empezar a entrenarse en el arte de reír, y para eso ayudaría mucho que Rosario Murillo le vaya haciendo cosquillas en la barriga.

Comentá (se puede usar cualquier perfil de tus redes sociales)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: