Mildred Largaespada

él

In Centroamérica, Comunicación, Cultura, Educación, Mujeres, Periodismo, Política on 11 noviembre, 2013 at 3:36 pm
El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quiere reformar las Constitución Política del país, para reelegirse en el poder por siempre, entre otros asuntos en los que también quiere poder absoluto. La respuesta popular en las redes sociales ha sido: #ReformáÉsta, que quiere simbolizar en palabras lo que gestualmente en buen nicaragüense  sería una guatuza, un rechazo a sus reformas. (Photo by: icono anónimo que circula por la red).

El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quiere reformar las Constitución Política del país, para reelegirse en el poder por siempre, entre otros asuntos en los que también quiere poder absoluto. La respuesta popular en las redes sociales ha sido: #ReformáÉsta, que quiere simbolizar en palabras lo que gestualmente en buen nicaragüense sería una guatuza, un rechazo a sus reformas. (Photo by: imagen de autor/a anónimo que circula por la red).

 

Por Mildred Largaespada

Marcharemos hacia el sol de la victoria de él. Abriremos nuestras ventanas para ver el amanecer de él. Votaremos por él. Pensaremos sobre él. Discutiremos sobre él. Cantaremos el himno de él. Trabajaremos en las empresas de él. Seremos un país distinto con las nuevas reformas constitucionales que quiere imponer él (la minúscula es a propósito).

Creeremos en el dios de él. Sentiremos solidaridad por él. Rezaremos cristianamente a la manera de él. No aceptaremos otra religión que no sea la de él. Levantaremos el puño del socialismo de él. Diremos el amén de él. Organizaremos nuestra familia como la organiza él. Educaremos en los valores morales de él.

Nos golpearán en las protestas lo golpeadores de él. Nos echarán presas y presos los policías de él. Nos meterán en las cárceles de él. Nos interrogarán sobre él. Nos espiarán los espías de él.

Nos parecerá bonita la mujer de él. Admiraremos el trabajo artístico y profesional de los hijos e hijas de él. Celebraremos con alegría el cumpleaños de él. Sufriremos con las penas de él. No creeremos cuando digan que abusó él.

Cantaremos “adelante, marchemos compañeros de él”. Nos cobijaremos con la bandera de él. Viviremos por él, en la patria libre de él o venceremos y moriremos por él. No nos venderemos ni rendiremos por él. Adoraremos solo a los santos y mártires de él.

Puliremos el trono y la corona de él. Limpiaremos la alfombra donde pasará él. Aprobaremos a los candidatos y candidatas de él. Lo reelegiremos por siempre a él. Viviremos en las leyes que fabricó él. Juraremos respeto a la Constitución Política de él. Tendremos que dejar que entren hasta el último rincón de nuestra casa la gente de él. Aceptaremos sin permiso de pensar las ideas que proponga la gente que envía él.

Le daremos nuestros títulos de propiedad indígenas a él. Para el canal interoceánico que gestiona el hijo de él. Seremos el pueblo de él. Nos conectaremos en los cibercafés de él. Hablaremos por teléfono en las líneas de él. Miraremos los canales de televisión de él. Leeremos los periódicos de él. Escucharemos las radios de él. Serán las noticias de él, sabremos lo que pasa en el mundo de él. Nos informaremos de lo que le interesa a él. Todo el poder lo quiere para él, todito él.

Y nos cansaremos de vivir en la vida de él. Nos asfixiaremos con el oxígeno de él. Nos retorceremos atados a la silla de él. Nos herirán la piel los mecates con los que nos ató él. Romperemos las cadenas de él. Nos dará rabia espumosa la censura de él. Protestaremos contra él. No votaremos por él. No halagaremos a los diputados de él. Ni a los ministros y ministras de él. Ni a los empresarios de él. No le admiraremos a él.

No queremos ser las mujeres de él. Ni los hombres de él. Ni las niñas y niños del él. Ni el pueblo de él. No queremos solo las leyes de él. Ni solo el dios, la virgen, los santos y ángeles que imagina él. No queremos persignarnos rezando la oración de él. No queremos que nuestro país sea solo de él. Ni nuestro pasado, presente y futuro. Ni el de nuestras hijas y nuestros hijos. No queremos los candados de él. Ni para él. No queremos que nos diga cómo y cuándo respirar, con quién hablar, qué pensar, qué decidir. Si quiere vivir atado por el resto de sus días, que se ate él.

Anuncios
  1. WordPress.com y Akismet han considerado que todos los mensajes que fueron enviados desde la cuenta “Das Gespenst email acj195454@hotmail.com from IP 68.55.125.242″ son portadores de violencia hacia las mujeres de nivel alto, y violan las leyes federales y las de este blog.

    Me gusta

  2. […] segundo artículo más leído del año fue él (leer aquí), un texto sobre las reformas constitucionales que el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se […]

    Me gusta

  3. Estamos en libertad por Él, prosperamos gracias a Él, figuramos positivamente a nivel internacional gracias a Él, hay menos pobreza gracias a Él, hay más programas sociales debido a Él, hay más profesionales por Él y logicamente hay más resentidos politicos producto de la sabiduría de Él.

    Me gusta

  4. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:   Por Mildred Largaespada Marcharemos hacia el sol de la victoria de él. Abriremos nuestras ventanas para ver el amanecer de él. Votaremos por él. Pensaremos sobre él. Discutiremos sobre él. Cantaremos el himno de él. …

    Me gusta

  5. Excelente artículo, que manera de decirles las verdades, sin tener ninguna frase grosera ni vulgar . Las palabra del chamuco se le volvieron Bumerang.

    Me gusta

    • Gracias Nelson, huyamos de las groserías para argumentar y de las palabrejas técnicas para el análisis. Aunque en Nicaragua #reformáésta (la guatuza) puede ser considerada vulgar, no me extraña que en las redes sociales la utlicen porque es el mejor argumento ante las barbaridades que pretende el Presidente Ortega.

      Me gusta

  6. El totalitarismo es un virus que mata las libertades y derechos de un pueblo, destroza la moral cívica y espiritual que todo ser humano tiene que sostener dentro de sí mismo como hombre(y mujer) creado conforme a semejanza de Dios, en la libertad de escoger su propio destino sin influencias que lo lleven a la esclavitud, de políticas nefastas que lo llevan a la miseria y el oscurantismo, primero se cayó en un comunismo primitivo,arrollando a las clases más bajas de la sociedad nicaragüense impulsandolas a niveles de destrucción fanática de lo que había quedado de la dictadura Somocista, en vez de aprovechar esos recursos, casas, propiedades, vehículos,y otros, dándoles atol con el dedo, gobernando sin capacidad de ejercicio en la materia política, donde hubo hambre y miseria (nadie se puede alimentar con una libra de arroz a la semana) cae el muro de Berlín con la “peores troica”y se desmembrena la idea comunista, ahora “social demócrata” con la idea de aplicar una constitución para beneficio de una familia y los serviles minoritarios, peores que cuando “los Somozas” El pueblo cristiano debe pararse sobre la brecha a interceder (orar o rezar) y accionar ante semejante desfachatez, si existiera alguien con el espíritu de Sandino esto no se estuviera dando, y se que hay valientes combatientes de la revolución que lucharon por una patria libre, pero parece que están vedados y están dejando que las aguas de la ingenio mínima ahoge a nuestro pueblo,,,,,,,,

    Me gusta

  7. Excelente Mildred, en clave de humor y con gran calidad. Te felicito amiga por mostrarnos otras formas de expresar nuestra protesta, nuestra frustración ante el abuso permanente y la desfachatez insensata. Igual me ha encantado el artículo sobre el Facebook, son verdades que realmente conocemos pero sobre las que no nos detenemos a valorar sus implicaciones y alcances. Un abrazo, Amelia

    Me gusta

  8. […] El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quiere reformar las Constitución Política del país, para reelegirse en el poder. Mildred Largaespada comenta la respuesta en las redes sociales mediante el hashtag #ReformáÉsta, una expresión falocéntrica que, como explica la autora, es "lo que en buen nicaragüense sería una guatuza, un rechazo a sus reformas".  […]

    Me gusta

  9. púchica Mild, la superpartiste; brutal, buenísimo, tremendo, es poético y profético, pero no es “resig-nético”. Puede letra de una canción o de octavillas en las calles de nuestro pobre país. Bravo Mild eso es lo que necesitamos en Nic, que a la gente se le mueva por la vía de las emociones, no sólo desde los argumentos políticos porque cuando se tiene hambre sólo se besa la mano del que te da de comer aunque te confisque las libertades.

    Me gusta

    • ¡Gracias Silvio! Y fijate que no estaba al tanto de que ¡hoy! es el cumpleaños de Ortega. Es decir, le regalé sin saber. Ojalá le guste.
      Y eso hice: me forcé a evitar cualquier palabra con la que actualmente se critica a Daniel Ortega y su régimen, precisamente para indagar otros espacios (todos los espacios) en los que nos quieren doblegar. Ahí están, y faltan más. Completalo vos. Me alegra que te pasás por el blog.

      Me gusta

Comentá (se puede usar cualquier perfil de tus redes sociales)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: