Mildred Largaespada

Erik Flakoll no se pliega

In Centroamérica, Crónicas, Narrativa, Periodismo, Política on 7 julio, 2013 at 8:19 pm
Para salvar a la población, los entonces guerrilleros del Frente Sandinista se replegaron hacia Masaya en una acción épica que salvó mucha vidas (en la foto, hace 34 años). Sus protagonistas están siendo ninguneados por el actual gobierno de Nicaragua, que quiere hacer aparecer a Daniel Ortega como el líder de El Repliegue, cuando ni siquiera estuvo ahí.

Para salvar a la población, los entonces guerrilleros del Frente Sandinista se replegaron hacia Masaya en una acción épica que salvó mucha vidas (en la foto, hace 34 años). Sus protagonistas están siendo ninguneados por el actual gobierno de Nicaragua, que quiere hacer aparecer a Daniel Ortega como el líder de El Repliegue, cuando ni siquiera estuvo ahí.

La memoria la contienen las personas. Y hay varias memorias, no solo una. Cuando alguien quiere desvirtuar los hechos históricos colectivos, aparecen los testigos para testimoniar lo que realmente ocurrió. Por eso nadie puede ocultar la verdad nunca por mucho que se empeñe. Es el caso de Nicaragua, estos días, cuando Daniel Ortega y su equipo de partidarios quieren robar la memoria colectiva, ninguneando a los y las protagonistas de El Repliegue, una acción épica que salvó muchas vidas, hará 34 años.

Lo que van a leer es un artículo del periodista Erik Flakoll, mejor conocido por Daniel Alegría. Cineasta, autor de varios documentales, trabajamos juntos en días y noches de periodismo intenso, Erik escribe desplegando su memoria y rescatando la memoria de uno de los que participaron en El Repliegue y que ya no está para contarlo ni para defender su vida. Flakoll me envió el texto anoche para publicarlo en el blog y me lo imaginé tecleando con el ímpetu que tiene alguna gente que confía en el poder de las palabras, las que sirven para dar vida a la realidad cuando algunos quieren desvirtuar, ensuciar. Siendo como es un gran narrador, Erik  no siempre se prodiga con artículos, por eso es un privilegio compartir su texto en el blog 1001 trópicos.

¿Repliegue táctico y victoria estratégica o  despliegue mediático y derrota moral?

Por Erik Flakoll

Hace unos días enterramos a “Cara de Palo”, un combatiente de las TPU al que nunca le conocí el nombre verdadero, uno de esos héroes anónimos que luchó contra la tiranía somocista y luego por la defensa de la revolución. Un combatiente al que se le prometió que iría a la escuela para terminar su bachillerato, se le prometió que viviría en libertad, igualdad, que tendría trabajo, techo y que sus hijos irían a la escuela. Nada de eso pasó. Murió en la casita humilde de su hermana en el barrio capitalino de Monseñor Lezcano y no vi ninguna corona de flores. Un héroe olvidado de una guerra olvidada.

Ya pasaron 34 años desde ese increíble 27 de Junio de 1979 cuando en sigilo los guerrilleros sandinistas, como él, sacaron a los pobladores indefensos de Managua a Masaya por veredas y campo atraviesa para que no murieran bajo las bombas y metralla de la dictadura de Somoza. Ese repliegue táctico salvó a miles de personas y condujo a la victoria estratégica del la revolución sandinista. Así fue la historia.

Dentro de unos días celebraremos otro 19 de Julio, el día que se derrocó una dictadura familiar que se mantuvo en el poder a sangre y fuego durante más de 40 años.  Ese día Nicaragua se convirtió en un faro de esperanza para muchos. Hoy somos un referencia de una revolución traicionada y manejada por otra familia que ha instaurado una dictadura perfecta, mejor que la de Somoza. Ya no es a sangre y fuego, sino corrupción, manipulación y mentiras.

Ayer, el 5 de Julio del 2013, se celebró el repliegue táctico a Masaya. En el repliegue original estuvo “Cara de Palo”, pero no creo que se hubiese identificado con el despliegue mediático ordenado por la pareja presidencial. No solo se cambió la fecha del 27 de Junio al 5 de Julio sino que se trastocó el contenido histórico de una gesta heroica, se mancilló el simbolismo del repliegue a Masaya y en vez de hacerlo a pie desde los barrios más pobres, se cambió la ruta para que los dirigentes y sus familias pudieran salir del centro de la ciudad y lucir sus carros último modelo. Se bloquearon las rutas principales del país, se paralizó el tráfico y se hizo un evento mediático de mal gusto y con total falta de respeto a gente común y a los que sí estuvieron en el repliegue y que sí dieron la vida para construir una sociedad más justa sin pedir nada a cambio.

Los que vivimos aquella época ya no somos del interés de esta dictadura perfecta, ya somos viejos, lisiados y descartados, y a muchos los tienen comprados con esperanzas falsas, otros no se atreven a hablar, y es cierto que no hay presos políticos ni muertos en las calles, pero es porque por ahora no lo necesitan. Las cosas parecen igual que antes: los supermercados están atiborrados de productos de lujo pero la mayoría de la gente no los puede comprar. La clase política dominante está en contubernio con la elite económica y obedeciendo a pies juntillas los dictados del FMI; la pareja presidencial recibe millones de dólares en nombre del pueblo pero la gente no puede fiscalizarlos ni pedir que se les diga dónde se invierten esos millones o a qué bolsillos van a parar; los medios están copados y Rosario Murillo sale a dar el Parte a la Nación todos los días sin que nadie le pueda hacer preguntas o que ella tenga que responder por lo que dice.  Se parece Goebbels, el jefe del aparato de propaganda Nazi. Y lo peor es que nadie votó por ella. Pero la historia siempre se encarga de juzgar a ese tipo de gobernantes y no creo que a estos los absuelva.

La muerte de “Cara de Palo” como la de “Lupo”, de “Bone” y tantos más, me hace sentir que los repliegues tácticos y los 19 de julios carecen el sentido. Nos quieren robar la historia, tergiversan los hechos y todavía quieren que nos quedemos quietos sin protestar. De la revolución popular han hecho una pantomima, y en esta nueva sociedad de colores chicha, azul y amarillo y soles de Miró, no hay tal reconciliación, más bien polarización.

Ahora son los jóvenes acólitos de Murillo los que llevan las camisetas estridentes y llenan los despliegues mediáticos y las plazas políticas, pero no se acuerdan del porqué están allí. Es como que les hubieran hecho una lobotomía frontal brutal y mediante un juego de espejos creen poder revivir una revolución que hace mucho dejó de existir.  En las campañas electorales de Daniel ya oímos “La Oda de la Alegría”, “Give Peace a Chance” y “Stand by Me”, que han usurpado y a las que han querido darles un sentido político y electorero.  Ahora parece que solo hace falta “Jesus Christ Superstar” para que el elenco trasnochado y falsificado esté completo.

Esos jóvenes que siguen los cantos de sirena de la pareja presidencial representan los nuevos votos, la mayoría etárea que interesa a los gobernantes de facto que se quieren reelegir. Nada más. Este nuevo despliegue mediático solo lleva a la derrota moral de quienes lo quieren imponer. Ojala estos jóvenes no sean la carne de cañón de los Ortega Murillo en su guerra mediática y descabellada.

Es cierto que muchos tenemos el síndrome de la fatiga de la guerra pero la pareja presidencial debería saber interpretar las pintas de las paredes y el sentimiento de otros jóvenes cuando en todas sus letras dice: “Rigoberto, volvé”.

¿Cómo reza aquel dicho? “La guerra la hacen los jóvenes, que no se conocen, no se odian, pero sí se matan. Y estas guerras las hacen los viejos políticos que si se conocen, si se odian pero no se matan”.

Anuncios
  1. Qué lastima todo y que guevones somos. El artículo de Erik podría estar escrito ayer y tendría la misma vigencia. El que aparece en la foto del repliegue es Moises Hassán, otro que no se rinde y que fue el primero en darse cuenta de por done iban los tiros en la Junta de Reconstrucción Nacional. Por eso se largó.
    Creo recordar haber hablado con Erik en 2014 y el desencanto y la rabia que cargaba la imagino multiplicada por mil a tenor del deterioro moral que ha sufrido nuestro pueblo, deterioro infligido por sus dizque gobernantes.
    Mildred, gracias por tirar palante, No se si seguís viviendo en la espléndida Sultana. Los que vivimos aquí, en medio del abuso, la desmemoria y el miedo, tratamos por los medios a nuestro alcance (en el mío la dramaturgia y su representación teatral) de trabajar por la Nicaragua digna que empieza a reclamar su sitio, poco a poco, al suave.
    Todo lo mejor para vos y tu familia en este nuevo año. Y adelante. By the way, no se si sabes que Amelia tiene un blog en Confidencial.

    Javier Rugama Dalton

    Me gusta

  2. No sé por qué, me acordé de repente de este artículo y del comentario que hice. Me dio curiosidad saber si alguien había respondido algo. Ingenuo y vanidoso que soy. El debate – por esteril – tampoco es prioritario, las diatribas y el maniqueísmo sí.

    Me gusta

    • Tens razn Sixto: no coment porque no me sent relacionada con tu comentario porque el post era de Erik. Quiz l no sabe de tu comentario, se lo dir ahora mismo por email. Ok?

      El 31 de octubre de 2013 18:24, 1001 trpicos

      Me gusta

  3. Interesante enfoque el de Flakoll, estoy totalmente de acuerdo en varias cosas. Sin embargo, siempre está presente el análisi fácil, lo superficial. Abusa él, igual que Daniel, cuando se incluye: ” ya no somos del interés de esta dictadura perfecta, ya somos viejos, lisiados y descartados”, hasta donde sé, Flakoll no es lisiado de guerra, no le falta el empleo, habla varios idiomas y en general, por su extracción de clase, siempre disfrutó de opciones que Cara de Palo y tantos otros no tuvieron, no es culpa de Erik, pero debería salvar distancias, por respeto a estos combatientes anónimos.

    También deslegitima las creencias de los chavalos de ahora. Estoy de acuerdo que hay un despliegue mediático, oportunista, consignas enlatadas y todo eso, pero no puedo decir de un tajo que todo eso es basura, son los tiempos que cambiaron, para mal tal vez. La pareja lo que hace es aprovecharse de eso. Siempre será más fácil ver a la chica repliegue que entender las causas de la división del Frente y el fracaso de la estrategia tercerista que significó la retirada a Masaya.

    Y lo de los “otros jóvenes” es más de lo mismo, invocando a Rigoberto. No sé si todos esos “otros jóvenes” provienen de las mismas élites a la que pertenece Erik, aunque sí creo que hace 10 0 15 años los “otros jóvenes” de entonces, veían a Rigoberto cuando menos como a un loco y en el peor de los casos como a un asesino en contraposición por ejemplo con los “rebeldes” del 54 cuya heroicidad nunca se cuestiona. Pero como dije, los tiempos cambian. Además, no hubo pintas en el 56, ni Rigoberto anduvo haciendo proselitismo de ningún tipo.

    Me gusta

  4. […] Lo que van a leer es un artículo del periodista Erik Flakoll, mejor conocido por Daniel Alegría. Cineasta, autor de varios documentales, trabajamos juntos en días y noches de periodismo intenso, Erik escribe desplegando su memoria y rescatando la memoria de uno de los que participaron en El Repliegue y que ya no está para contarlo ni para defender su vida.  […]

    Me gusta

Comentá (se puede usar cualquier perfil de tus redes sociales)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: