Mildred Largaespada

Blog theory #4: Ya es hora de abrir el blog

In BlogsNi, Comunicación, Cultura, Educación, Feminismo on 5 julio, 2013 at 10:16 pm

Después de algunos textos filosóficos sobre Blog theory vamos a abrir el blog de una vez por todas. Inicié esta serie demostrando que cualquiera puede abrir un blog con ira libertaria o sin ella (léase Blog theory # 1), que los seres humanos que más se benefician con un blog son las mujeres (léase Blog theory # 2) y queda demostrado el ánimo esencial con el que se abre la bitácora (en Blog theory # 3). Son ideas para reflexionar a la hora de abrir el blog que continuaré en otro momento. Ahora vamos a lo que vamos.

Estas son las ideas a tomar en cuenta. Se divide en dos partes: ideas + cuestiones técnicas. En el siguiente post de esta serie hablaremos sobre las cuestiones técnicas. Vamos a las ideas, que son tareas por hacer:

  1. Todo mundo tiene derecho a un nombre y a un apellido: Piensa en un nombre para tu blog. Podés abrirlo con tu propio nombre o podés abrirlo con un concepto (metáfora). En un papel en blanco escribe las propuestas de nombres, una o cinco o más. No te escondás detrás del concepto, poné tu nombre visible. Los blogs sin el respaldo de un nombre verdadero son sospechosos, nadie los sigue, la gente se pregunta ¿qué esconde? Y el anonimato no está bien visto en la red ni en ningún lado. Si no respetás tu voz propia, nadie la respetará. Si no reconocés tu propia voz, nadie la reconocerá.
  2. De qué vas a hablar, qué vas a compartir: Esto es de lo que tratará el blog. Tus intereses. De las propuestas e ideas que escribiste en la página para el nombre de tu blog podés extraer algunas: literatura buena, medio ambiente día a día, feminismo diario, arte y política, política cotidiana, bordados, poesía, cine…Y te preguntarás, ¿qué voy a decir? Primero abre tu blog y después te darás cuenta que tenés muchas cosas por decir.
  3. Houston: probando, probando: Escribí dos entradas para ensayar cómo te irá. (Dos textos, con música; dos fotografías, lecciones educativas, dibujos, denuncias de violencia machista, tu aporte a la ciencia mundial, tu receta más sabrosa, manifiesto para derrocar al gobierno de una vez por todas, según el tema para qué vas a usar el blog) Escribilas y guardalas. No te preocupés si “no te sale bien”. Pronto te darás cuenta que sí, y que sólo es un miedo a vencer. Bien y mal son palabras relativas que adora la gente autoritaria para imponer su criterio. No pienses en ello, sólo prueba, prueba…

A escribir se aprende escribiendo, a tomar fotos se aprende tomando fotos, a crear música se aprende creando música, a bailar se aprende bailando. Prueba-error, y otra vez prueba-error… hasta que ¡zas!.

Esta es una posición (de muchas) para bloguea: una mesa, un ordenador (ahora lo podés hacer también desde tu teléfono), al aire libre... (los zapatos pueden variar). Photo by MLargaespada.

Esta es una posición (de muchas) para bloguear: una idea, una mesa, un ordenador (ahora lo podés hacer también desde tu teléfono), al aire libre… (los zapatos pueden variar). Photo by MLargaespada.

(*) Aquí es donde alguna gente se detiene y no abre su blog nunca. Uno, porque tiene miedo a asaltar la esfera pública. ¿Quién soy yo para escribir un blog?, se preguntan. Vos sos vos ¿y qué? Dos, se compara con otra gente. Otra gente es única y vos sos única. En este momento podés dar a leer esos dos primeros escritos a alguien (escritos, fotos, ilustraciones, música, etc). Vas a probar dos cosas: una, si se entiende lo que vas a publicar. Y dos, quién te valora y quién no. Suele ocurrir que en este momento descubrís quién te valora. Hay gente que nunca te ha valorado pero nunca ha tenido la oportunidad de decírtelo. Cuando escuchés que tu entrada mmh, pues, mmmhh… es el momento de reconocer que ese amigo o amiga no te valora. Será doloroso, pero, tendrás que saberlo. Con lo cual: no hagás caso y sigue con tu plan de abrir el blog (y planea una estrategia para hacer salir de tu vida a esa persona que no te valora, o sea: libérate). Después escribiré más sobre este momento, pues está relacionado con otro y es el de la “reacciones populares cuando el blog ya está en la red: Blog theory # 6).

 4. La casa más linda del pueblo: Entra a WordPress.com y familiarízate con los temas (themes) y las plantillas (templates). Voy a decir que usés WordPress.com porque es la herramienta que uso y creo que es la mejor porque es del tipo deseado-pensado-hecho-publicado. Esto te llevará unas horas o un par de días, pero es necesario hacerlo pues hay un juego creativo entre el diseño de la plantilla y el nombre de tu blog y sus objetivos. Verás cómo todo va a calzar. La plantilla será la casa donde habitarás. Hay centeneras de ellas, y según para qué la quieras te sirve: si es para fotos, para texto, para texto y fotos, para música… Apunta el nombre de la plantilla o las plantillas que te gusten.

5. Identidad digital: Ve buscando una fotografía tuya para presentar tu blog. Y una cuenta de correo electrónico. Ambas cosas las podrás cambiar en un futuro.

6. En sus marcas… : Con todo esto ya podés abrir tu blog en wordpress.com. Porque ya tienes todos los requisitos que solicita WordPress.com y además tienes contenido. Ya estarás dentro de tu plantilla y ya es sólo asunto de probar, y probar.

7. Blog abierto: ¡Ya estás en la esfera pública y las y los terrícolas estamos con muchas ganas de saber de tus pensamientos! ¿Has escuchado la palabra “empoderarse”? Abrir un blog es empoderarse.

Anuncios

Comentá (se puede usar cualquier perfil de tus redes sociales)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: