Mildred Largaespada

Thelma y Louise, en Granada

In Arte, Crónicas, Cultura, Mujeres on 17 febrero, 2011 at 4:37 pm

Cuando mujeres, amistad y viaje van juntos la crónica adquiere atmósfera de Thelma y Louise, la película ya convertida en mito. Y cuando a estos tres componentes se le añade POESÍA, estamos hablando del Festival Internacional de Poesía 2011 de Granada, Nicaragua, que este año está dedicado a la poeta Claribel Alegría, quien mira sonriente desde los carteles colgados de todos los postes de la ciudad.

La poeta Claribel Alegría, en su casa de Managua. (Foto tomada por CRFonseca).

Aquí en Granada se habla en verso estos días y en varios idiomas pues hay poetas de 48 países del mundo, El Salvador, Guatemala, Australia, Bangladesh, Taiwán, Filipinas, India China, Corea, Palestina, Israel, Marruecos, Egipto, Camerún, Malawi, Grecia, Dinamarca, Suecia, Luxemburgo, Noruega, Lituania, Francia, Italia, Gales, Inglaterra, Islandia, Chipre, España, Alemania, Escocia, Holanda, Austria, Puerto Rico, Haití, Cuba, República Dominicana y más.

Así que aquí están Thelma y Louise, en la Plaza de los Leones escuchando a poeta tras poeta leer poemas, la gente sentada bajo una carpa blanca, todo silencios y atentas al susurro de las palabras, disfrutando la música de la poesía. Alguien termina de leer y le regalan aplausos.

Veo pasar niños y niñas, que miran la actividad con naturalidad. Son los más beneficiados por esta actividad pues este año el Festival organizó más lecturas de poesía en los colegios de Granada, y los municipios de alrededor. Imagino el impacto cultural que esto está teniendo en los granadinos más pequeños, quienes ya saben con certeza que cada año verán entrar en sus aulas a grandes y reconocidos poetas del mundo. No sólo la familiaridad con la que tomarán papel y lápiz para expresar sus sentimientos, sino también el impacto educativo y de autoestima como ciudadanitos, de saberse acogedores de las palabras más bellas.

Elena Medel

Thelma es morena y sexi. ¿Y Louise? Ella es como la definió un piropeador granadino émulo de Rubén Darío, cuando la miró pasear: “es algo formidable que vio la vieja raza”.  Ambas son poetas, pero a la manera nicaragüense, es decir, hasta que se demuestre lo contrario. Las dos saben mentir.

— ­“Vivir era costumbre de las dos”.

Elena Medel, poeta. (Córdoba, España)


— ¿Eso es tuyo?

— Es de Elena Medel, la poeta española, de su poema Pez. Vamos a buscarla que está en el Hotel Alhambra.

Dice Elena que ella viene a descubrir poetas, que para eso sirven los festivales, a darse un gustazo. Viene de Nueva York, y le agrada llegar al clima tropical. Le comento que aquí la gente saluda a los poetas por las calles como si fueran sus amigos más cercanos. “Entonces, tiraré besos”, dice complacida. Leyó con un grupo de mujeres poetas: Árbol genealógico, Obras en el exterior y Pez. Otra poeta española que vino el año pasado le dijo que este festival era muy bueno porque “la comida es increíble, la gente maravillosa y la ciudad preciosa”.

— ¿Qué más dice Elena?, pregunta Louise.

“Yo pertenezco a una raza de mujeres con el corazón biodegradable”. Eso está en su poema Árbol Genealógico.

El martes la poeta Gioconda Belli dio la bienvenida, y como no podía ser de otra manera, su discurso fue un poema: “Díganme poetas, pájaros que cayeron del cielo aquí en Granada, ¿dónde vamos con toda esta poesía a cuestas?”. En la Plaza de la Independencia, la figura de Gioconda al atardecer, con su melena y su voz, parece todo un poema. Expresa: “Aquí conocerán ustedes un pueblo de poetas que les dará generosamente su amor –y no sólo hoy que es día del amor- sino todos los días de su estancia; un pueblo que los escuchará con respeto y en silencio, que se beberá sus palabras con la sed de quien anda en el desierto. La memoria de esos rostros atentos, de sus emociones y alegrías será un recuerdo que se llevarán guardado en sus corazones y que evocarán para que los consuele en las soledades e incomprensiones de una vida dedicada a la búsqueda de sentido en la belleza de las palabras”.

El poeta-móvil

El miércoles fue el Carnaval y el entierro de “las pobrezas y tristezas del alma”. Es un cortejo fúnebre, y van con un ataúd que lanzan al Lago Cocibolca, cuyas aguas se las tragan para siempre. Enterradas están pues.

Afiche del Festival de Poesía de Granada, Nicaragua, en homenaje a Claribel Alegría.

La violenta espuma les cubrirá.

— Eso es de la poeta Daysi Zamora, el título de su libro.

— Así es.

Y surge la poesía que “es el reino de la imaginación y el más feliz y doloroso testimonio del ser humano sobre la Tierra”, como dice el lema del Festival. Grita la poeta Gloria Gabuardi: “¡Viva la poesía! ¡Viva la libertad! ¡Viva el amor! ¡Aquí está Granada!”. El carnaval está compuesto por 1 mil 300 bailantes de 15 comparsas de igual número de municipios cercanos: Catarina, Niquinohomo, Masaya, Masatepe y un precioso Palo de Mayo, de la Costa Caribe nicaragüense.

Y sale el poeta-móvil de el atrio de la Iglesia La Merced, que es un artilugio de nueva generación tecnológica, conteniendo un atril adonde se suben los y las poetas a leer sus obras, en cada esquina. Esta vez el poeta-móvil se detuvo en once y acompañado de una procesión de poetas y granadinos-poetas, y visitantes de otros lugares del país, y de otros países.

Claribel

Claribel Alegría está muy contenta con todos los cariños que recibe de la gente, en este homenaje que le hacen al dedicarle a ella todo el Festival. Le toman fotografías a cada rato, y le piden que pose y se le juntan para registrar el gran momento en el que la conocieron. Andan con ella su hijo e hijas, que la ayudan a organizar su agenda, multitud de encuentros con multitud de gente, y protegen su descanso durante estos siete días.

Thelma y Louise que se las dan de ser amigas de Claribel se compran el libro Pájaros encendidos, que es la antología poética que seleccionó Francisco Ruiz Udiel, con tanto mimo. Y empiezan a hablar en idioma-Claribel.

“¿Cómo olvidar esa mañana en que asaltaron mi pecho las mariposas?”.

—Fue cuando te enamoraste. Pero ella se refiere cuando le asaltó la poesía para siempre.

—Ya. Pero como dijo el cartero de Neruda, los versos son para quien los necesite en el momento en que se necesiten. Y no fue cuando me enamoré, sino cuando supe que estaba embarazada por primera vez. Es casi lo mismo: crear a mis hijos-poemas.

—Pues yo te digo esto: “Me gustan los espejos porque observo a la otra que se quita la máscara y me reta”.

—Está bonito. Se llama Otredad.

Las periodistas Digna Bendaña y Mildred Largaespada, trasuntas de Thelma y Lousie, en Granada.

—Es porque estoy madurando como mujer.

Dejan el Parque Central, lleno de tiendas que venden souvenirs, ropa fresca, vigorón. Está repleto de gente. Se acercan a una tienda de al lado del parque para que Louise compre sus puros.

Toman camino rumbo a la salida hacia Masaya-Managua. No van en un Thunderbird del 66. Sino en un Toyota al que llaman El Pájaro Azul, prestado, hay que ir a entregarlo. Antes sí, se toman una foto juntas, como Thelma y Louise. De fondo: poesía. Granada.

 

 

——-

Aquí otro artículo que escribí sobre el tema (click en): Slow Granada.

Anuncios

Comentá (se puede usar cualquier perfil de tus redes sociales)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: